Compartir

Santo Domingo RD,>El director del Departamento Nacional de Investigaciones (DNI), almirante (r) Sigfrido Pared Pérez, dijo que en estos tiempos la interceptación de teléfonos para escuchar conversaciones constituye una pérdida de tiempo.

“Yo he dicho en muchas ocasiones que la interceptación telefónica ahora mismo es casi una pérdida de tiempo, porque en primer lugar ya nadie habla por teléfono; tú chateas, y nadie usa un teléfono residencial, y cuando lo usa en lugares físicos es con extensiones, y eso es imposible también porque a menos que sea internamente no se puede intervenir”, afirma el funcionario.

Señala que los avances tecnológicos han permitido que las telefónicas tengan sus propias medidas de alerta y bloqueo de interceptaciones no autorizadas y el costo de realizar ese procedimiento ha hecho prácticamente desaparecer a los interventores privados.

“Un equipo de esta naturaleza cuesta mucho dinero; y no solamente la venta del equipo, si no también el software para darle actualización año por año, a parte del personal”, explica Pared Pérez.

Revela que además de esas trabas, las intercepciones no pueden ser masivas por el personal que se requiere para realizarlo.

“Para tu tener 50 teléfonos intervenidos debes tener un personal de por lo menos 100 o 200 personas, y el gasto que eso representa es una locura”, sostiene al afirmar que no es cierto que en el país haya miles de teléfonos intervenidos.

Sostiene que la cantidad de solicitudes de interceptaciones que se hacen puede lucir grande, pero en muchas ocasiones se debe a los mismos teléfonos que al vencer el plazo de entre una semana y 10 días, que es el tiempo que normalmente otorga un juez, se deben volver a requerir.

“Lo que pasa es que por ejemplo, que la Policía o el DNI pueden solicitar la intervención de 50 teléfonos, y a lo mejor de esos aprobaron 30, pero ya hay 50 solicitudes”, aclara.

Agrega que “si la Policía persigue a una banda de delincuentes, ellos siempre tienen cuatro, cinco y hasta 10 teléfonos; y si se tiene a uno de ellos todo aquel que se conecte va abriendo un abanico, y se puede solicitar hasta 150 teléfonos juntos. Si en una semana o 15 días la Policía no ha logrado desarticular la banda tiene que volver a solicitarlo, y en vez de 150 hay 300 teléfonos”.

Recordó que todo el que se entienda que es una amenaza para la seguridad nacional va a ser objeto de investigación para ese organismo utilizando los recursos que se tengan disponibles, incluyéndose él mismo.

“El que se mete en cuestiones de riesgo con el objetivo de hacer algo que altere la paz de la ciudadanía tiene que estar sujeto a que sea investigado de cualquier manera; si va a un sitio, a un restaurante, a una casa, un club o donde quiera”, advierte el director del DNI.

“En todas partes se interviene”

El director del Departamento Nacional de Investigaciones (DNI), Sigfrido Pared Pérez, dijo que en todos los países se intervienen teléfonos. “En Estados Unidos hay miles de teléfonos intervenidos. Aparte de eso nosotros no hacemos tecnología; la hacen los países del primer mundo, son los que no las venden, entonces si ellos las hacen es porque la utilizan”, subrayó. 

Primeros en Interpol apresando delincuentes

Sigfrido Pared dijo que República Dominicana tiene el más alto índice de apresamiento de delincuentes internacionales entre los miembros de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) cuando es alertada sobre la búsqueda de estos por la comisión de algún delito.

Pared reveló que muchos de estos vienen al país y se confunden con la población local, pero lo hacen con documentos oficiales que adquieren en sus países, los que no pueden ser objetados por las autoridades dominicanas.

Apunta que gran parte de ellos llegan sin tener avisos de búsqueda en las naciones desde donde proceden, lo que les permite hacer vida sin restricciones, principalmente en zonas turísticas.

Dijo que las facilidades que tiene el país en materia de comunicación hacen pensar a los extranjeros que “yo siendo un francés o un alemán, digo voy a República Dominicana, entro como turista, y a lo mejor hago mi papeleo de residencia, pongo un restaurante y me quedo a vivir allá en un polo turístico donde me confundo con todos los turistas que van a ese país”.

Explicó que esa situación provoca que hasta que no se da la alerta de que esa persona se está buscando no se inicia la persecución de esa persona, caso sobre el que dice que “República Dominicana es el país con más alto índice de apresamiento de delincuentes internacionales cuando son alertados por Interpol”.

“Si yo soy Sigfrido Pared y a lo mejor el Estado dominicano quiere protegerme y me saca un pasaporte nuevo como Juan Pérez, ya cualquier país del mundo tiene que aceptar que ese soy yo porque ya la autoridad legal me dio un documento para poder viajar con un nombre que realmente tiene mis huellas dactilares”, recordó.

Citó casos como el de los boricuas Waldemar Febres Sánchez, de 32 años; Edison Merced Olivera, de 32; Joset Jomar Rivera Verdejo, de 24; Fernando Hilario Figueroa, de 30; y el dominicano Rafael Lorenzo Kiampool Peralta, apresados en febrero pasado en el país acusados de haber matado a Carlos Giovanni Báez Rosa ‘Tonka” ocurrida en la vecina isla en 2017. 

Sobre éstos el funcionario afirma que a pesar de que la organización a que pertenecen operaba desde el 2006 y en Puerto Rico vinieron a darse cuenta en 2017 cuando ocurrió la muerte de Tonka y solo alertó por esa situación y no por la existencia de una banda internacional de delincuentes.

Otros casos recientes señalados son los del exgeneral chavista Hugo Carvajal y del colombiano Julián Alberto Jiménez Monsalve “Machete” los cuales expresó vinieron con documentos oficiales de sus países.

Sobre Hugo Carvajal dice que “se quería decir que el vino al país con pasaporte falso, inclusive se dejaba entrever que el pasaporte era dominicano, pero él dijo allá en España que el pasaporte se lo entrego la fiscal de Venezuela; y yo dudo mucho que una fiscal de Caracas le entregue un pasaporte dominicano a un venezolano y dudo mucho que sea alterado”, aclaró.

En torno a Jiménez Monsalve explicó que este vino con un documento venezolano y “no había ninguna persecución contra Machete en su momento”. “Inmediatamente las autoridades colombianas dijeron creemos que tenemos a Machete allá por el nombre que tenía el cuándo se apresó, se tuvo que mandar desde allá las huellas dactilares de él para compararlas con las de aquella que se apres+o y se le entregó entonces a Interpol y es esta quien lo entrega a las autoridades colombianas”, detalló.

Agregó que desde aquí machete dirigía sus operaciones en Venezuela, pero en territorio dominicano no hizo ninguna actividad delictiva que se tenga registrada.

Aseguró que cada vez menos extranjeros que delincan pueden refugiarse aquí por la colaboración internacional que se tiene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *